English Español

Siguenos:

RECETAS CON MIEL
GALERÍA

BENEFICIOS DE LA MIEL



La miel es el endulzante más antiguo que se conoce. La combinación de azúcares naturales y agua es absorbida por nuestro organismo a un ritmo mucho más lento que el azúcar común, esto hace que se tengan menos picos de glucosa. La miel no solo endulza, sino que también contiene cantidades pequeñas de un gran número de substancias (más de 200 substancias).

Tiene propiedades alimenticias y curativas; por otra parte la miel puede llegar a endulzar hasta 25 veces más que el azúcar común.

La miel es bactericida, antioxidante, antibiótico.

A continuación se presenta la tabla con los componentes más comunes de la miel de abeja:

Componente Rango
Agua 14 – 22 %
Fructosa 28 – 44 %
Glucosa 22 – 40 %
Sacarosa 0,2 – 7 %
Maltosa 2 – 16 %
Otros azúcares 0,1 – 8 %
Proteínas y aminoácidos 0,2 – 2 %
Vitaminas, enzimas, hormonas ácidos orgánicos y otros 0,5 – 1 %
Minerales 0,5 – 1,5 %
Cenizas 0,2 – 1,0 %


El que la miel tenga varios componentes hace que esta cuente con gran cantidad de beneficios.

Al ser la miel rica en polifenoles actúa como antioxidante. Esto debido a que los polifenoles son compuestos bioactivos con capacidad antioxidante y estos generan beneficios no solo en estado de salud, sino en la prevención de diversas enfermedades, en la neutralización del proceso de envejecimiento entre otros.

Lo anterior hace que la miel proteja nuestras células del estrés oxidativo. (Cuánto más oscura sea la miel, más rica es en antioxidantes).

La miel favorece el crecimiento de bacterias probióticas en nuestro organismo: los oligosacáridos que contiene causan un incremento de bifidobacterias y lactobacilo al tiempo que potencian ese efecto probiótico en nuestro organismo.

Según diversos estudios las propiedades bactericidas de la miel pueden ser muy efectivas en la prevención de alteraciones gastrointestinales que son causadas por bacterias, tales como úlceras pépticas, gastritis o gastroenteritis.

Por otra parte se ha observado que la miel de abeja pura no procesada ayuda a controlar el crecimiento tumoral y la metástasis por lo que podría convertirse en un complemento nutricional en las terapias del cáncer.

Otro de los beneficios de la miel de abeja pura no procesada es que reduce los factores de riesgo cardiovasculares, esto debido a que baja los niveles de colesterol y triglicéridos e incrementa el colesterol HDL. Este efecto ocurre a pesar de que dos de sus constituyentes (sacrosa y fructosa) están reputados como factores de riesgo para enfermedades cardiacas.

Las propiedades bactericidas y la acción antiinflamatoria de la miel de abeja ayudan a limpiar la infección de las heridas, reducir el dolor, mejora la circulación y acelerando el proceso curativo. Pasa lo mismo en el tratamiento de quemaduras; con el incremento de la resistencia a bacterias se ha comprobado que la miel no procesada o diluida acelera la curación de quemaduras de segundo y tercer grado.

Otros beneficios de la Miel de abeja pura no procesada.

• Eficaz para la tos: La miel con limón ayuda a aliviar la tos, esto debido a que mata las bacterias, cubre las paredes de la garganta y la suaviza.

• Efectos calmante en el cuerpo: Consumir una cucharada de miel al día, produce un efecto calmante en nuestro cuerpo.

• Excelente para el tratamiento de alergias: Debido a que la miel estimula el sistema inmunológico, esta ayuda a controlar las alergias al polen.

• Reduce el colesterol: La miel es un buen remedio para reducir el colesterol en las arterias.

• Previene problemas del corazón: La miel combate los problemas al corazón, ya que fortalece el músculo y el movimiento rítmico.

• Previene el estreñimiento: La miel es efectiva para el estreñimiento porque es un laxante natural.

• Favorece a la digestión: La miel de abeja favorece la digestión de manera natural.

• Ayuda a bajar de peso: Tomar una cucharada de miel todas las noches ayuda a bajar de peso, esto debido a que provoca cambios metabólicos y ayuda a tener un mejor descanso con liberaciones de serotonina.

Se recomienda que la miel sea consumida de preferencia a temperatura ambiente o descristalizada a baño maría no mayor a 40°C. Esto buscando que la miel no pierda sus propiedades.